sábado, 31 de diciembre de 2011

NOCHE DE FIN (DEL MUNDO)

Ksenia, Rusia de Claudio Oliverio

Esta noche ha dejado en el armario las lentejuelas y las suelas rojas de sus Louboutin para recibir el año nuevo... si es verdad que viene el fin del mundo a ella, por lo menos, no le pillará desprevenida.

martes, 27 de diciembre de 2011

DESNUDO EMOCIONAL


Sentirse desnudo en una cama vacía. Desnudo sin tí. Desnudo sabiendo que no volverás. Sentimentalmente desnudo. Emocionalmente desamparado. Desconcertado y desnudo. Solo. Sin nada más que un corazón roto.

lunes, 26 de diciembre de 2011

sábado, 24 de diciembre de 2011

LUCES DE NAVIDAD

Lovers de Olivia Bee

...y sintieron, de repente, que la navidad había llegado para llenar de luces de colores su abrazo de cada noche antes de dormir

miércoles, 14 de diciembre de 2011

SUPERHÉROES

Sin título de Laura Ivorra

Y aunque te empeñes, nunca me gustarán tus historias de superhéroes... ni soporto todos esos cómics esparcidos por la habitación. Ya no eres mi kriptonita. Me escapo de tu tela de araña. La mujer América ahora vuela por libre.

A Zahara Gordillo Campos

martes, 13 de diciembre de 2011

MALDITO INSOMNIO

Su agosto en la cama de Lita Bosch

Vueltas sin sentido entre los pliegues de las sábanas. Pesadillas con los ojos abiertos. Siempre me dejas a medias. Maldito insomnio… ¡qué mal compañero de cama eres!

lunes, 12 de diciembre de 2011

TECHO


No estás ni aquí ni allí... no eres ni tú ni otro. Encrucijada. Otro punto más de inflexión en la raya de la vida de la palma de tu mano. Mirar fijamente un punto del gotelé esperando encontrar la respuesta a todos tus fracasos. Mirar el techo como remedio a todos los males y no encontrar nunca una respuesta. 

sábado, 10 de diciembre de 2011

ASTRONAUTA

Sin título de Paula Bonet

Quiero que seas un astronauta y viajes a lugares volcánicos nunca explorados de mi cuerpo... dibujando con caricias constelaciones a partir de mis lunares.  

martes, 6 de diciembre de 2011

FRENAR. VOLAR. AZUL.

Yo sólo quería volar de Álvaro Manof

Frenar no es detenerse. Frenar es reflexionar. Frenar sólo para tomar impulso. Frenar para volver con más fuerza. Correr para saltar al vacío. Correr para volar. Volar entre nubes y pájaros y problemas. Volar por el azul. Azul es un color bonito. Azul es mucho más. 

A Nacho López Murria

domingo, 27 de noviembre de 2011

NIÑOS PERDIDOS

Native and naïve de Saga Sigurdardottir

...y correremos como niños perdidos hacia el futuro más negro que jamás haya existido. Sin miedo. Con alegría. Gritando como monstruos salvajes.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

LAS ZAPATILLAS ROTAS

Little later de Laura Zalenga

Todo el esfuerzo, todos los huesos que crujen, todo el sudor, todo el sacrificio, todos los dedos doloridos,  todas las zapatillas rotas, todos los viernes sin tequila, todas las noches que estás demasiado cansada para hacer el amor... todo valdrá la pena cuando te vea volando sobre las tablas, el día del estreno, feliz como una niña a la hora del recreo.

martes, 22 de noviembre de 2011

EL LETARGO DE LOS VEINTE AÑOS

Bienvenido a la superficie de Nader Sharaf

Despiertas del letargo de los veinte años y encuentras que nada ha cambiado. Las mismas caras, la misma ropa, los mismos lugares, la misma gente, los mismos políticos con distinto color, la misma basura, las mismas mentiras, el mismo dolor, la misma pobreza... todo sigue igual. Todo menos tú, que pareces diferente escondido en tu escafandra. Piensas que a veces es mejor no salir a la superficie si no quieres que se te meta confetti en el ojo. A veces es mejor camuflarse entre la multitud y parecer uno más aunque sepas que eres especial y diferente y lleno de cosas que decir. A veces es mejor no abrir la boca y callar y sufrir y mirar para otro lado... pero otras veces no. Hoy no. Hoy toca gritar. Ahora toca gritar.

jueves, 17 de noviembre de 2011

FLORES EN LA CARA

Sin título de Andrew Volk

Él pensaba que la gente no paraba de echarle flores... pero en realidad todo el mundo creía que era un capullo.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

EL CAMPING NO ES PARA MI

Sin título de Andrew Volk

Dos almas perdidas por el bosque. Sombras abandonadas tiritando de frío. Sólo ellos dos en mitad de la nada... en plena naturaleza. Ellos huyendo del ruido y el tráfico y el estrés y los grandes almacenes. Ellos sin traje de marca. Ellos salvajes. Ellos asustados. Ellos buscando encontrar su verdadero yo. Ellos sintiéndose libres. Ellos y los animales como única compañía. Ellos mismos convertidos en animales. Ellos y árboles. Ellos manchados de resina. En definitiva, ellos pensando que el camping no es para mí.

lunes, 14 de noviembre de 2011

NACIMIENTO

Desirability Bias (I, II, II & IV) de Jackson Eaton

Entra en la habitación y observa el material. Su mente idea la forma de trabajarlo. Lo rodea, lo acaricia suavemente, vuelve a rodearlo... parece que baila con él. Sus manos lo acarician de nuevo por más tiempo, ésta vez dándole forma, trasladando a la realidad lo que su ingenio ha creado anteriormente.  Poco a poco el material va tomando forma y se convierte en algo nuevo, en una obra que acaricia la mano de su creador. Es una relación íntima. Es vida. Es arte.

domingo, 13 de noviembre de 2011

AURORA

Sentimentiras de Amparo Balsas


Las manos le tiemblan. Parece que todo el hielo del polo se haya condensado en un solo punto cardinal, sus manos... huesudas, pálidas y con unas uñas mordisqueadas hasta el límite, hasta producirle dolor, un dolor mayor que el que ya siente, un dolor que mate a otro dolor hasta que su sufrimiento acabe por acabar con ella. Sus manos rojas, despellejadas, tiritan, se retuercen... las venas sobresalen moradas ante tanta blancura y en las muñecas una rojez rodea las esposas. Son unos pocos pasos, tan sólo ciento siete los que la separan de la vida, los que la llevan a la muerte. Ella se lo ha buscado. Da igual si es inocente o culpable. Es la ley y se debe cumplir. Vela por nuestra seguridad, pero... ¿quién vela por esa mujer que llora inmóvil en el paso cuarenta y cinco incapaz de dar uno más? ¿Quién vela por esa mujer que abraza el brazo de su carcelera y grita: ¡Tengo miedo!? Sabe que se dirige a su fin, a ella que nunca le gustaron los finales, que siempre se salía del cine antes de que acabaran los musicales. Está inmóvil, atada a una tabla como un animal, con la capucha negra y la soga al cuello, llora, grita, se retuerce de terror. La muerte entra por la puerta y asciende la escalera que lleva a la tarima, esa tarima en la que, de un momento a otro, se abrirá un abismo, un abismo del que ella cuelga inerte para siempre.

(Inspirado en la película Bailar en la oscuridad de Lars Von Trier)

sábado, 12 de noviembre de 2011

HELADO DE HIERBABUENA

Somewhere place de Ryan McGinley

Verano en un pueblo cualquiera de la costa. Sol. Calor. Una mirada. Piel tostada. Él pescador. Manos rasposas. Ella profesora. Ojos azules. Historia de amor mediterráneo. Olor a mar. Sabor a sal. Noches cálidas. Luna llena. Sexo en algún lugar oculto de la playa. Helado de hierbabuena. Farolillos de colores. Jazmín y mosquitos. Bailar pegados. Caricias. Piel de gallina. No quiero que llegue septiembre. No quiero que haya un mañana.

jueves, 10 de noviembre de 2011

EL LIBRO MÁS CORTO DE LA HISTORIA

Shakespeare & Co de Lucía Ros

Lleva horas sentado frente al ordenador, intentando escribir la mejor frase de su vida y no puede. Observa la barra de herramientas como si, por un golpe de suerte, fuera a encontrar un botón entre ortografía y cortar para escritores en blanco. De repente tiene una idea: escribir el libro más corto de la historia. Y sonríe al darse cuenta que ya lo ha conseguido

sábado, 5 de noviembre de 2011

PUDOR

Sin título de Markus Bollingmo

Siempre me invade el pudor cuando tengo que desnudarme delante de alguien. Siempre. La primera vez era comprensible… ¿pero ahora? Algún día lo superarás, me decía a mi misma. Pero no. Y aquí estoy una vez más… frente a ti, bajándome las bragas lentamente. Nervios. Excitación. Miedo. Curiosidad. Piel de gallina. Siento frío. Pezones insensibles. Helados. Rígidos. Y tú, ya desnudo, miras sentado en la cama. Esperas excitado. Mis bragas se deslizan lentamente hasta los tobillos. Sonríes. Parece que te gusta. Parece que te gusto. Te acercas y me besas desde las rodillas hasta el empeine. Placer. Entrega. Calor mientras me quitas los zapatos de tacón y rozas con la lengua mis pies. Aquí me tienes. Soy tuya. Me siento otra vez como una adolescente en su primera vez. Y me gusta. Y me gustas.  Y se me va el pudor. Y me dejo llevar.

martes, 1 de noviembre de 2011

PARALÍTICOS EMOCIONALES

We are not all bad de Ronald Gab

Todos tenemos taras. Hay gente que tiene deficiencias físicas o psicológicas... yo soy un paralítico emocional. Envidio a todas esas parejas que pasean de la mano y comparten bebidas y se besan y se quieren y bailan y sonríen y follan. Yo no puedo. No lo consigo. Tengo miedo. Soy frío. Estoy vacío por dentro. A veces la felicidad se encuentra donde menos la esperas. A veces la felicidad simplemente no existe.

JUGO DE PULMÓN

Sueño 5 de Littleisdrawing

Te veo marchar. Estoy solo. Abandonado en una estación de tren de una ciudad extranjera. Dolor. Incredulidad. Tokio no me quiere. ¿Qué pensarán los que me están viendo llorar? Siempre me ha fascinado la gente que es capaz de llorar en sitios públicos y ahora soy uno de ellos. Patético. El desamor se me ha metido en el pecho, me ahoga… no puedo respirar. Desearía que en la máquina de bebidas, entre el capuccino y el té verde, hubiera un poco de jugo de pulmón que me devolviera el aire. Jugo de pulmón en vaso de cartón para los males del corazón… es eso o cianuro. No veo otra salida.

BYPASS

Sueño 6 de Littleisdrawing

El arte es un bypass entre cabeza y corazón. No basta con entender… hay que sentir.  Puedes pasar horas delante de una pieza. Conociéndola. Tratando de comprender sus secretos... pero si no te llega al corazón, si no te provoca un escalofrío de placer al verla por primera vez, no te esfuerces. Esa obra de arte no está hecha para ti.

VERANOS DE LA NIÑEZ

Bathtub de Astice

Siempre quise una casa con bidet para aprender a nadar a mariposa. Brazadas minúsculas de orilla a orilla, enfundada en mi gorro de silicona y con los ojos achinados por la presión de las gafas. Chapotear con el dedo meñique desde un taburete añorando esos veranos de la niñez en Benidorm que nunca tuve. Veranos de playa y familia y paella y sombrillas y suecas en topless y bicicletas BH y frigopies que veía en las películas de Pajares y Esteso. Anuncios de coches minúsculos en los que cabían familias de cinco miembros con suegra y perro incluidos. No existían esos veranos si la posguerra te había pillado en un pueblo perdido de Castilla y tu padre vivía escondido dentro de la chimenea, en una ratonera de un metro cuadrado, por culpa de ese señor bajito del bigote. Nunca he visto el mar… pero me gusta pasar las tardes de verano con mi gorro y mis gafas metiendo los pies en mi bidet de marca Roca. A veces hace falta muy poco para ser feliz. A veces con un poco de imaginación basta.

ROJO Y AZUL

Una pareja con gafas 3D en el Palace Theatre de Weegee

No era un beso cualquiera un viernes cualquiera en un cine cualquiera de una ciudad cualquiera... era un beso en 3D, rojo y azul, en un cine de París antes del mayo del 68.

EL VERANO DEL SKATE

María del Río, Summer 2011 de One Dragones

Cuando se hizo la foto no pensaba que una instantánea iba a causar tanto lío. En ella aparece cubierta sólo por una tabla de skate. Nada más. Era un regalo para su novio, pero la perdió no sabe dónde… y su despiste ha causado un revuelo hormonal de verano entre los adolescentes skaters de la zona que han pasado de niños a hombres admirando su imagen. Ahora se sonrojan al verla pasar sobre su tabla por la calle y lanzan al aire una sonrisa bobalicona. De repente les da un poco más igual el skate y las zapas y las greñas y los amigos, y le prestan más atención a los granos y a la colonia y a las chicas de su instituto que hasta el momento pasaban desapercibidas tras una carpeta con fotos de Mario Casas. Ella se ríe con la situación porque le hace gracia haberse convertido en una sex symbol del monopatín, y recuerda cuando en su adolescencia perseguía a los chicos mayores para verlos bañarse desnudos por la noche en la piscina. Son cosas del verano de los quince años… ese verano que te cambia la vida para siempre. Ella olvidará toda esta situación en septiembre… ellos recordarán toda su vida a esa musa desnuda sobre ruedas.

A María del Río

7:20 DE LA MAÑANA

Sin título de Casimms

Todas las mañanas pone el despertador a las 7:20 de la mañana sólo para verla pasar caminando, con sus pequeños pero rápidos pasos y sus enormes auriculares color blanco. Él, asomado a la ventana, la observa furtivamente. Luego se vuelve a dormir pensando en ella. Es el momento más feliz del día.

ESCRITURA ANALÓGICA

Sin título de Sadie W. Harris


Se ha levantado y ha sentido la necesidad de escribir en esta luminosa mañana de domingo, así que se ha puesto un vestido de flores, ha cogido la antigua máquina de escribir de su abuelo y ha paseado hasta el Starbucks más cercano...

...es un acto de rebeldía, porque está cansada de literatos modernos que escriben con su Mac escondidos tras unas gafas de pasta Ray Ban mientras hacen ruido al sorber su Tall Iced Caramel Macchiato. Lo que ella no puede imaginar es que con ese vestido y esas gafas y esas sandalias y esa máquina de escribir va a convertirse en la más moderna de todos los modernos de todos los Starbucks de todos los rincones del mundo civilizado.

SHAKESPEARE & CO.

Shakespeare & Co. Foto propia.

Cada día se sienta, escondido bajo su sombrero, a leer en esta librería que es su lugar favorito del mundo. Ha estado en muchos sitios con encanto... pero en ninguno se ha sentido tan cerca de eso que la gente llama hogar. 

SALA DE ESPERA

Tus aviones en mi cielo de María Martín

¿Para qué sirve una sala de espera sin nadie que espere en ella? 
Una vacía sala de espera en un aeropuerto es, tal vez, el lugar más triste del planeta.

domingo, 30 de octubre de 2011

EL KINGS

Loew's Kings Theater, New York de Yves Marchand y Romain Meffre

Les gusta citarse en la puerta del Kings, con sus canas y sus andadores, para recordar todas las tardes que pasaron entre esas bambalinas no hace tanto tiempo, allá en los años sesenta.

JERSEY DE RAYAS

Lovers II de Olivia Bee

Cuando entró en esa curiosa tienda de segunda mano del Soho él nunca hubiera imaginado que la chica de sus sueños se sentía irremediablemente atraída por los jerseys vintage de rayas. Ese tipo de información debería aparecer en las etiquetas de la ropa entre los iconos de lavar a mano y no usar secadora... por el bien de los amores imposibles.

LLUVIA ETERNA

Lovers de Olivia Bee

Llovió mucho. Llovió tanto y tan intensamente que toda la ciudad se inundó de agua de lluvia y no les quedó más remedio que darse un beso subacuático de despedida. Fue una lluvia eterna. Fue un beso eterno.

AL LÍMITE

Sin título de Patrick Hoelck

Le gustaba vivir al límite... y de entre todos los pasillos, de todas las estanterías, de todos los productos perfectamente ordenados del supermercado ella elegía siempre, como principio autoimpuesto, el que caducara al día siguiente. Eso es riesgo, y lo demás tonterías.

DECISIONES

Roadshow 01 de Hubert Blanz

Salió de casa dispuesto a comerse el mundo con su nuevo coche de segunda mano pero la indecisión terminó por comérselo a él y dio media vuelta porque no era capaz de decidir qué carretera tomar... ni qué hacer con su vida.

ASCENSOR

Elevator de Ryan McGinley

Un ascensor puede ser el lugar más maravilloso del mundo y, a la vez, el más solitario. Un ascensor puede ser ese lugar de intimidad donde compartir un instante de tu vida con alguien, conocido o no. Un ascensor puede ser el sitio donde empiece todo... o donde termine. Esta vez es donde termina.

LA CHICA MÁS TRISTE DEL UNIVERSO

Sin título de Erica Shires

Aunque parezca imposible en Nueva York, entre rascacielos y apple pies, también se puede ser la chica más triste y desdichada del universo... sobretodo si el amor de tu vida, al que la casualidad te ha hecho conocer en este mismo instante, se está marchando en el último Ferry destino a Staten Island.

FUEGOS ARTIFICIALES

Fireworks de Ryan McGinley


Cuando pensaba que todo había terminado, que nunca llegaría al éxtasis, se desnudó y saltaron chispas de placer.

LA NIÑA LLORA

Vietnam Napalm girl de Nick Ut


La niña llora. Por sus pequeños pómulos se deslizan dos lagrimones enormes, gigantescos. Llora y huye, desnuda, buscando la mano de su madre. Podría llorar por las bombas, porque está asustada o por las quemaduras que invaden todo su cuerpo. Pero no. Llora porque ha tenido que dejar su muñeca preferida en casa, junto con todos sus juguetes, junto a sus recuerdos... junto a una vida que nunca será igual.

LA ACORDEONISTA DEL MARAIS

Sin título de Benjamin Goss

El barrio del Marais todavía no ha despertado. Está a punto, pero aún le queda un poco... lo justo para que a Dominique Alavoine; morena de veinte años, cara triste y cejas espesas, le de tiempo a coger el metro y llegar hasta la explanada de la iglesia de Saint Gervais-Saint Protais. Una vez allí, mira alrededor y, cuando está segura que no hay policía cerca, acaricia su acordeón y comienza a cantar una de los Beatles.

FLOTAR POR FLOTAR

Maggie de Alex Prager

Ha decidido que quería flotar, así de repente... sin motivo. Lo ha decidido mientras conducía rumbo a ninguna parte, huyendo de una vida anterior que poco importa. Sin pensarlo un momento ha pegado un volantazo, ha detenido el coche y se ha lanzado al lago... con ropa y sin zapatos. ¡Qué locura! -estareis pensando ahora mismo- ¿Y qué pasa con la ropa? ¿Y qué pasa con su vida? Pero ella sólo piensa en lo feliz que es en este preciso instante, observando las nubes y notando el frescor del agua mientras flota. No hace falta nada más para ser feliz, sólo no pararse a pensar demasiado en las consecuencias... y tiene razón, porque la felicidad es eso: un impulso y un volantazo.

NORA, LA EXPLORADORA

Portrait 18 de Jackson Eaton

Nora ríe. Le parece muy gracioso recoger su ropa desperdigada por la habitación e imagina que es una exploradora en busca de un tesoro. Mientras recopila su vestuario, rememora la noche anterior… recuerda como se quitó las medias en el ascensor, como la falda se deslizó veloz en el recibidor, como los botones de su camisa se desabrocharon obedientemente a lo largo del pasillo. Ríe y recuerda cuando se deshizo del sujetador y como, de una patada, envió las bragas a la esquina del dormitorio donde ahora, aún desnuda, las recoge para ponérselas mientras él la observa desde la cama sin saber que decir.