domingo, 19 de febrero de 2017

LA PISCINA VACÍA

Empty pool. Autor desconocido.

El sol de invierno apenas da calor a esta piscina vacía 

                      que reposa en silencio bajo mis pies.

No hay gritos de niños

                      ni colchonetas hinchables.

No huele a protector solar

                     ni a veranos de infancia.

Un manto de pinocha triste en el fondo

                     [de mi corazón]

La vida cuelga sobre el vacío de un trampolín.

Escalera oxidada.

Pintura color aguamarina desconchada

                     ...y unas notas de piano que suenan a lo lejos.

                     Como si de una banda sonora se tratase.

                     La banda sonora de mi memoria.

Y de repente vuelven aquellos veranos

y las canciones a voz en grito volando en un columpio

y la natación torpe de la abuela

y el olor a cloro en el pelo

y el agua tan fría que parecía que iba a hacernos explotar el cerebro.

Pero ya no eres aquel niño

                      [nunca más]

ni los veranos tienen la magia de los 90 días de vacaciones.

Ahora el verano es asfalto que abrasa,

calor que abraza la gran ciudad

y las piscina vacías en invierno tienen el poder de evocar sensaciones que creías guardadas para siempre.

Es la magia de las canciones,

                      que nunca sabes a donde te pueden transportar.

Es la magia de los recuerdos,

                      que siempre sabes que pueden volver en el momento más inesperado para hacerte feliz
                      
                                                                                                                            [una tarde de domingo]

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada